Datos importantes sobre la incapacidad temporal en autónomos

La incapacidad temporal en autónomos conocida como incapacidad temporal (IT), cubre la ausencia de ingresos cuando el autónomo presenta una enfermedad o accidente o cuando no puede desarrollar su trabajo temporalmente y amerita una asistencia sanitaria de parte de la seguridad social.

Requisitos para recibir la asistencia

  • Contar con afiliación y estar en alta.
  • Tener cotizaciones de como mínimo 180 días dentro de los últimos cinco años, en caso que no se origine por un accidente.
  • Haber cumplido con el pago correspondiente de las cuotas de la Seguridad Social.
  • Haber declarado la situación de la actividad.

incapacidad-temporal-autónomos

Asistencia y formalización de la IT

Se debe formalizar la cobertura de la incapacidad temporal mediante una medida mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la seguridad social (MATEPSS). Cuando los autónomos tienen cubierta la prestación de IT por otro régimen y estén de alta en ambos, pueden acogerse libremente a la prestación en el RETA o renunciar a ella.

En cuanto a los derechos y deberes que se derivan de la IT son exigibles en el lapso de un año natural, prorrogable por varios periodos de igual duración. Es una incapacidad de carácter obligatorio pero admite la renuncia por solicitud escrita, en los casos de:

Cuando se dé el caso de manera general y se solicite antes del 1 de octubre de cada año con efecto desde el 1 de enero siguiente.

Cuando se presente pluriactividad con continuación al alta en el RETA, dentro de los 30 días consiguientes al alta por la nueva actividad y con efecto desde el 1 del mes siguiente al que se produce la renuncia.

Cuando den de baja en el TRADE o cesen en el desempeño de una actividad de alto riesgo de siniestralidad, estando en alta en el RETA y con efecto desde el primer dìa del mes consiguiente al que se haya extinguido el contrato respectivo o finalizado la actividad, cuando se haya comunicado en el plazo, sino se mantendrá la cobertura hasta el último día del mes con efectos a la variación.

Hay que aclarar que cuando se ejerce la renuncia en cualquiera de los casos referidos, no se impide que se vuelva a optar por la incapacidad temporal pasado un año de haber formulado dicha renuncia.

incapacidad-temporal-autónomos

Contingencia profesional

Los casos de protección contra las contingencias profesionales tienen carácter voluntario, exceptuando a los afiliados al TRADE y los obligados a desarrollar actividades con riesgo de siniestralidad.

Su formalización se realiza con la misma mutua de la prestación por IT y de manera simultánea o con anterioridad al 1 de octubre de cada año y con efecto desde el 1 de enero del año consiguiente.

En los casos de que el autónomo realiza varias actividades que generen una inclusión en el RETA, la cobertura de las contingencias profesionales se practica por la actividad a la que aplica el tipo de cotización más alto, entre los acumulados en la tarifa de primas con vigencia.

incapacidad-temporal-autónomos

Declaración de situación

El autónomo declara la situación de la actividad, excepto los incluidos en el TRADE o SETA deben presentar ante el INSS o la MATEPSS de manera concertada para la contingencia de la incapacidad temporal, con declaración en el modelo oficial sobre quién va a gestionar directamente el cese temporal o definitivo de la actividad.

En cuanto al plazo de presentación se debe realizar dentro de los próximos quince días siguientes a la fecha en que se produce la baja. El autónomo está obligado a presentar dicha declaración en periodos semestrales mientras dure la situación de la incapacidad temporal.

Si no se realiza la declaración en el plazo determinado, se produce la suspensión inmediata del trámite de pago de dicha prestación. Cuando la administración detecta el carácter indebido de dicha prestación, realizará las actuaciones pertinentes para que se reintegre la misma y puede abrirle un expediente sancionador al asistido, si así lo consideran procedente.

incapacidad-temporal-autónomos

Su cuantía

Se obtiene al aplicar los porcentajes que corresponden a la base regulatoria, en los casos de que se origina en una enfermedad común o en accidente no laboral y se abonará el 60 por ciento de la base reguladora, iniciando el día 4 al 20 de la baja y ambos inclusive y un 75 por ciento desde el día 21.

Cuando se origina de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional se abona el 75% de la base reguladora iniciando al día siguiente a la baja, en caso de que el interesado haya optado por la cobertura correspondiente a las contingencias profesionales.

Su base reguladora

La base reguladora del modo de IT, se basa en la cotización del trabajador que corresponde al mes anterior al mes de la baja médica dividida entre 30. Es la base que se mantiene durante todo el proceso e incluye a las recaídas, excepto que el interesado hubiese seleccionado por una base inferior de cotización y se tendrá en cuenta su selección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *