Gastos deducibles a registrar por los autónomos

Para que los autónomos puedan tramitar los gastos fiscalmente deducibles deben cumplir con una serie de requisitos, entre los cuales están que dichos gastos se vinculen directamente a la actividad que ejecuta y que estén justificados con sus facturas y recibos o comprobantes respectivos.

gastos-fiscalmente-deducibles

Gastos deducibles a reconocer

Asimismo, estos gastos deben estar registrados en los libros de registro y contabilidad que deben llevar los contribuyentes que desarrollan actividades económicas, reflejando los tipos de gastos fiscalmente deducibles, como consumos de explotación, gastos de personal, servicios exteriores, gastos financieros, amortizaciones y provisiones para riesgos.

gastos-fiscalmente-deducibles

Gastos de consumos de explotación

Se refieren a las compras o adquisiciones de mercancías, materias primas, combustibles, envases, embalajes, materiales de oficina o bienes a terceros, cuando se realicen para la obtención de los ingresos y sean parte del activo circulante y sean consumidos durante el ejercicio de la actividad económica.

Igual, que no deben ser parte del periodo impositivo, ni que se hayan cedido con o sin sometimiento a transformación previamente. También, en el registro del precio se incluyen los gastos accesorios como el seguro, transporte, carga y descarga; entre otros.

gastos-fiscalmente-deducibles

Gastos de personal

Son los que corresponden a sueldos y salarios inclusive los gastos extraordinarios, dietas, la seguridad social, como las cotizaciones de autónomos y régimen general. También, los gastos de capacitación del personal, indemnizaciones por rescisión laboral, seguros de accidente y todo lo relacionado con el personal que trabaje para la actividad.

Servicios exteriores

Son los que se contratan con terceros y pueden ser por concepto de gastos de investigación y desarrollo, como gastos de arrendamiento y cánones, servicios profesionales independientes, bancarios, publicitarios, propagandísticos y de relaciones públicas. Los gastos de reparación y conservación, los suministros, primas de seguros, tributos como el IAE y el IBI de las actividades desarrolladas.

Gastos financiero ajenos

Son los que se derivan del uso de recursos financieros ajenos para financiar actividades de la empresa o de sus elementos de activo, como gastos de financiamiento de los créditos para el funcionamiento de la empresa, recargos por aplazamiento de cuotas de deudas o los intereses de demora que correspondan a los aplazamientos y fraccionamiento de deudas por impago de tributos.

Amortizaciones

Son los gastos por dotaciones del servicio que son fiscalmente deducibles y se incluyen importes del deterioro de bienes y los derechos del inmovilizado tanto material como inmaterial afecto a la actividad, cuando responda a la depreciación efectiva de los elementos por funcionamiento, disfrute, obsolescencia o uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *